Sexualidad

Cómo lavar tus juguetes

1. Observa el más pequeño detalle. Antes de adquirir o usar algún  juguete sexual por primera vez es importante que te asegures de que se encuentra en buen estado, que no tiene ningún defecto que pueda causarte daño.

2. Primer paso. Antes del primer uso debes lavar el juguete con agua y jabón neutro, también puedes usar el jabón especial para el área íntima femenina, que no afecta el PH ni es demasiado agresivo. Este lavado deberás hacerlos en las demás ocasiones, antes y después, que lo uses.

3. Ten cuidado con la batería. Toma en cuenta que los juguetes con vibración que llevan baterías deben lavarse con más cuidado para evitar que se deterioren, por eso remueve las pilas antes de limpiarlos.

4. Compartirlo. Cuando compartes el juguete sexual con alguien que no es tu pareja habitual resulta importante protegerte, por eso debes colocarle un preservativo, pues en el silicona podrían quedarse bacterias que pueden causarte infecciones y problemas de salud más graves

5. Lo usas para estimular otras zonas. Si usas un consolador por vía anal y vaginal debes protegerlo con un condón de lo contrario podrías transmitir las muchas bacterias que se encuentran en el ano a tu vagina, produciendo alguna infección.

6. Sécalo. Luego de limpiarlos déjalos secar sin usar una toalla o paño, es el mejor modo de garantizar que el material no quede húmedo antes de colocarlo en su funda.

Si empleas o requieres de lubricante al momento de emplearlo, procura que sea a base de agua; esto con el objetivo de evitar que se dañen los mecanismos del juguete sexual.

Todo en el área de la sexualidad está permitido, simplemente recuerda que el respeto, confianza y honestidad son claves.